Canelo Álvarez puso el deporte y los fanáticos por encima del negocio

El hecho de que Saúl El Canelo Álvarez siga siendo un centro de críticas, incluso de parte de muchos mexicanos, pese a haber construido una intachable carrera como boxeador profesional tiene que ver con que todavía son muchos los que le achacan estar más atento a los negocios y al dinero que puede ganar que a enfrentarse con los mejores peleadores de la actualidad.

Pero después que explotara como una bomba por el mundo la demanda que el tapatío inició contra Golden Boy Promotions, Oscar De La Hoya y DAZN, serán muchos los que deberán tragarse sus palabras. Es que ni siquiera los más bravucones de los peleadores, esos que incluso se han llenado la boca hablando pestes del mexicano, tendrían el coraje suficiente como para enfrentarse a dos firmas multimillonarias de enorme poder e influencia mediática.

Canelo lo ha hecho, porque, según él mismo se encargó de aclarar, todavía mantiene las prioridades de un deportista de élite. “Soy el número uno libra por libra del mundo. No tengo miedo a ningún oponente en el ring, y no voy a dejar que las fallas de mi plataforma de distribución o promotores me mantengan lejos del ring. Interpuse la demanda, así que puedo ya regresar al boxeo y darle a mis fanáticos las peleas que se merecen«, remarcó a través de un comunicado.




Ni siquiera el hecho de tener firmado el mejor contarto de la historia para un boxeador, el de 365 millones de dóalres que le ofreció DAZN para realizar 11 peleas en un lapso de 5 años, hizo dudar a Saúl Álvarez a la hora del reclamo. Se dijo que la cadena había hecho una oferta a Golden Boy para que el tapatío peleara en noviembre o diciembre, pero que esta no colmó las expectativas del multicampeón, quien finalmente optó por elevar una demanda al verse impedido de su derecho de subir al cuadrilátero y hacer todo lo que sabe.

Antes del inicio de la pandemia, el horizonte era inmejorable para Canelo, que parecía tener en fila a Billy Joe Saunders, Gennady Golovkin e incluso una pelea fuera de los Estados Unidos, posiblemente en Japón ante Ryota Murata. Sin embargo, ya acumula casi un año sin actividad. Y, quedó claro, empezó a perder la paciencia.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *