25 récords de la NFL que parecen imposibles de romper

Romper un récord en cualquier deporte es algo muy difícil de hacer. Sin embargo, hacerlo en la NFL conlleva aún más trabajo debido a la constante exigencia física y mental de la liga.

Existen varios récords en la NFL que se establecieron casi en sus inicios, y muchos de ellos parecen imposibles de romper debido a cómo ha cambiado el juego a lo largo de los años.

Por eso es que decidimos adjuntarlos en este ranking de los 25 récords más impresionantes en el campeonato de fútbol americano más importante de todos. Muchos de ellos son individuales, pero otros incluyen a un equipo entero. Siéntate y disfruta de los 25 récords más difíciles de romper en la historia de la NFL.

25. Buffalo Bills: más Super Bowls consecutivos sin conseguir una victoria

Los jugadores de los Buffalo Bills luego de ser derrotados en un partido de Super Bowl (Getty).

Algunas franquicias han logrado ganar un Super Bowl en su primer intento, mientras que otras han llegado a esa instancia varias veces sin siquiera poder ganar uno de ellos. Los Buffalo Bills de los 90’ hicieron algo inimaginable (y muy difícil de digerir para sus fanáticos): perder 4 Super Bowls seguidos.

Es una sensación agridulce, ya que es un logro notable haber alcanzado cuatro Super Bowls de manera consecutiva, pero también es un golpe duro haber perdido todos ellos. Nos hace pensar qué sería de los Buffalo Bills si los resultados hubieran jugado a su favor.

24. Steve Young: 6 temporadas como líder pasador

Young es el quarterback con mayor cantidad de títulos de pases (Getty).

Tuvo que calzarse los enormes zapatos de Joe Montana y no le pesaron. Steve Young se convirtió en uno de los mejores quarterbacks en la historia de la NFL luego de ayudar a los San Francisco 49ers a ganar otro título de Super Bowl durante su época.

Si bien es cierto que a veces no obtiene el mismo crédito que otros históricos en su posición, siempre rindió en los partidos claves e incluso lideró la liga como máximo pasador en 6 temporadas. También tuvo el récord de rating de pase en una temporada desde 1994 a 2004, hasta que Peyton Manning lo superó.

23. Partido más largo en la historia de la NFL: Miami Dolphins vs. Kansas City Chiefs

Los Dolphins ganaron luego de dos tiempos suplementarios (Getty).

Con las actuales reglas de tiempo extra y sabiendo que ahora los partidos pueden terminar en empate si no hay un ganador al final del tiempo suplementario, es casi imposible que un partido de NFL sea más largo que el divisional de la AFC de 1971 entre los Dolphins y los Chiefs, que duró un total de 82 minutos y 40 segundos de juego neto.

El encuentro fue a una doble tiempo suplementario, donde los Dolphins se quedaron con la victoria y avanzaron a la siguiente ronda. Ningún otro juego de la liga estuvo siquiera cerca de acercarse a éste y romper el récord.

22. Buffalo Bills: mayor remontada en un juego

Los Buffalo Bills se sobrepusieron a la mayor cantidad de puntos en la historia de la NFL (Getty).

El juego de comodines de la AFC entre los Buffalo Bills y los Houston Oilers fue y seguirá siendo la mejor remontada en la historia de la NFL. Con la ausencia de Jim Kelly para los Bills a causa de una lesión, el medio tiempo vio al equipo perdiendo 35-3.

Mientras los aficionados se disponían a abandonar el estadio, Frank Reich tuvo una de las mejores actuaciones de su carrera y lideró la remontada para los Bills, que triunfaron 41-38 en tiempo suplementario. El juego recibió el nombre de “The Comeback” y quedó para siempre en los libros de récords de la NFL.

21. Tampa Bay Buccaneers: 26 derrotas consecutivas en 1976-77

Los Buccaneers aún tienen el récord de mayor cantidad de partidos perdidos de forma consecutiva (Getty).

Los inicios de los Tampa Bay Buccaneers fueron realmente malos. Jugaron su primera temporada de NFL en 1976 y tuvieron que esperar hasta 1977 para ganar un juego. Pasaron 26 encuentros hasta su primer triunfo, que fue ante los New Orleans Saints en el Superdome.

Entre las dos temporadas, los Bucs anotaron un total de 228 puntos y concedieron 635. El único equipo que se acercó a este récord fueron los Detroit Lions, que cayeron en 19 partidos seguidos entre 2007 y 2009. Aún así, se convirtieron en la primera franquicia en pasar una temporada completa sin ganar un solo juego (0-16), en 2008.

20. Eric Dickerson: 2,105 yardas por tierra en una temporada

Dickerson estableció el récord mientras jugaba para Los Angeles Rams (Getty).

Nunca ganó un Super Bowl ni participó de el gran juego de la NFL, pero Eric Dickerson es uno de los mejores corredores de la historia de la liga. A pesar de no haber sido parte de los más grandes equipos, sumó un total 13,259 yardas a lo largo de su carrera.

Jugando para Los Angeles Rams, logró marcar el récord de yardas por tierra en una misma temporada, con 2,105. Un récord que sigue vigente y parece que no cambiará de manos en el corto plazo. El único corredor que estuvo cerca de romperlo fue Adrian Peterson en 2012, con 2,097.

19. Michael Thomas: más recepciones en una temporada

Thomas rompió el récord en la temporada 2019 (Getty).

Este récord fue establecido en 2019 por Michael Thomas, quien jugando para los New Orleans Saints, alcanzó las 149 recepciones en una temporada, rompiendo el récord fijado en 2002 por Marvin Harrison, con 143.

Ese año, Thomas construyó una gran conexión con el mariscal de campo Drew Brees y logró un total de 1,725 yardas, 11.6 yardas por recepción y 9 touchdowns. Si bien es un récord difícil de romper, con la NFL transformada en una liga mucho más amable para los pasadores, ¿podrá algún otro receptor superarlo en el corto plazo?

18. Washington Redskins: más puntos en un cuarto de Super Bowl

Los Redskins portan el récord de mayor cantidad de puntos anotados en un cuarto de Super Bowl (Getty).

Cuando los Washington Redskins marcaron 35 puntos en el segundo cuarto del Super Bowl XXII, lograron hacer historia al conseguir el récord de anotación en un mismo cuarto. Una marca impresionante teniendo en cuenta que iban perdiendo ante los Denver Broncos por 10-0 al comienzo del período.

Los Redskins marcaron 5 touchdowns y acumularon un total de 356 yardas en ofensiva en 19 jugadas. Para sorpresa de nadie, barrieron a los Broncos por 42-10 y se quedaron con el segundo de sus tres trofeos de Super Bowl.

17. LaDainian Tomlinson: más touchdowns en una temporada

Tomlinson en medio de un juego con los San Diego Chargers (Getty).

En 2006, Tomlinson marcó el récord de touchdowns en una misma temporada con un total de 31 (28 por tierra y tres de recepción), rompiendo la marca de 28 alcanzada por Shaun Alexander en 2005. 

La de Tomlinson es una de las mejores actuaciones individuales en una temporada de un jugador de la NFL. Parece muy difícil que este récord pueda romperse con el estilo de hoy en día, en el que se suele lanzar el balón más a menudo. Además, el incremento del contacto físico hace que las carreras de los jugadores sean cada vez más cortas.

16. Derrick Thomas: más sacks en un mismo juego

Thomas tiene el récord de mayor cantidad de sacks en un juego. (Foto: KansasCityChiefs)

Como rookie en 1990, Thomas firmó la mejor actuación de un defensa en la historia de la NFL cuando capturó al quarterback de los Seattle Seahawks David Krieg 7 veces en un mismo juego.

Thomas estuvo cerca de romper su propio récord en 1998, pero ningún otro jugador defensivo pudo superar 6 sacks en un mismo partido. Un récord difícil de romper para cualquier jugador actual, ya que los quarterbacks ya no se aferran al balón como antes y los nuevos cambios en las reglas hacen que sea más difícil llegar al mariscal de campo.

15. Randy Moss: más recepción de touchdowns en una temporada

Moss durante un juego con los New England Patriots (Getty).

Pese a no tener en sus manos un anillo del Super Bowl, Moss tuvo una de las mejores carreras posibles para un receptor. Sus actuaciones en los grandes juegos y premios individuales hablan por si solos. Sin embargo, la temporada 2007, donde jugó junto a Tom Brady para los New England Patriots, es otra cosa.

Ese año, atrapó un total de 23 pases de touchdown, sentando una nueva marca y batiendo la establecida por Jerry Rice. Los Patriots terminaron la temporada regular con un imbatible 16-0 y venciendo a sus oponentes en los playoffs, pero cayeron en el Super Bowl ante los Giants.

14. Tom Brady: 13 Finales de Conferencia

Brady es el jugador con más apariciones en finales de conferencia en la historia de la NFL (Getty).

Podemos pasar todo el día discutiendo sobre los mejores mariscales de campo de todos los tiempos, pero Tom Brady es definitivamente uno de ellos. Sus logros tanto individuales como colectivos son más que destacados, pero no integra esta lista por sus premios MVP o sus trofeos del Super Bowl.

Ha jugado más partidos por el título de la conferencia que cualquier otro jugador de la NFL con un total de 13 apariciones, lo que demuestra cuán grande han sido Tom Brady y los New England Patriots durante esta época. Ahora con los Tampa Bay Buccaneers, parece estar en búsqueda de nuevos éxitos.

13. Brett Favre: 336 pases interceptados

Favre jugando para los Green Bay Packers (Getty).

No hay duda que Brett Favre es uno de los grandes mariscales de campo en la historia de la NFL. Siempre ha rendido en los momentos más duros y nunca le pesó tener que lanzar la pelota adelante sin importar la cantidad de gente que lo estuviera marcando.

De todas maneras, eso también le trajo problemas, ya que actualmente porta el récord de mayor cantidad de pases interceptados, con 336. Un récord que probablemente no se rompa debido a que los quarterbacks de hoy en día suelen proteger más el balón.

12. Rob Bironas: más goles de campo hechos en el mismo juego

Bironas pateando el balón en un juego para los Titans (Photo: @titans).

Mientras jugaba para los Tennessee Titans en 2007, Rob Bironas hizo historia en la NFL al convertir 8 goles de campo en un duelo ante los Houston Texans. También logró meterse en el libro de los récords metiendo un total de 26 puntos, la mayor cantidad para un pateador en un mismo juego, y los que incluye los 8 goles de campo ya mencionados y dos puntos extra.

Estos récords resultan muy difíciles de batir para cualquier pateador hoy en día, ya que los entrenadores prefieren ir a buscar el touchdown en lugar de conseguir un gol de campo. Sin mencionar que la extensión de la distancia del punto extra ha aumentado la popularidad de la conversión de dos puntos.

11. Gale Sayers: 30.6 yardas promedio por devolución de kickoff

Sayers jugó toda su carrera para los Chicago Bears (Getty).

Sayers no jugó demasiado en la NFL, pero marcó el récord de 30.6 yardas promedio por devolución de kickoff. Un logro impresionante si se tiene en cuenta que algunos jugadores que devuelven las patadas de salida pueden disputar unos cuantos juegos sin alcanzar las 30 yardas.

Durante su corta carrera, regresó 91 patadas y tomó seis de ellos para convertirlos en touchdowns. En 1967, promedió una marca increíble de 37.7 yardas por devolución de despeje.

10. Paul Krause: 81 intercepciones

Krause es el líder en intercepciones de todos los tiempos (Getty).

Pese a que sólo lideró la liga en intercepciones una temporada, era una constante amenaza defensiva y siempre sabía donde pararse para obtener el balón. A lo largo de su carrera, logró tener al menos 6 intercepciones en 8 temporadas diferentes.

Krause sacó provecho de una era donde los mariscales de campo se caracterizaban por lanzar el balón con más frecuencia y no por proteger demasiado. Sería difícil hoy pensar en cualquier defensa que se acerque a este récord, ya que en estos tiempos los quarterbacks son más precavidos.

9. Flipper Anderson: 336 yardas por recepción en un mismo juego

Anderson consiguió el récord jugando para Los Angeles Rams (Getty).

Quizá no haya conseguido un lugar en el Salón de la Fama o uno de los mejores receptores de todos los tiempos, pero Anderson hizo historia en un partido de la NFL durante la temporada 1989 y representando a Los Angeles Rams. Allí logró atrapar 15 pases para un total de 336 yardas, lo que significa un récord de yardas por recepción en un mismo juego.

Un récord casi imposible de romper ya que sólo ha habido un puñado de receptores capaces de conseguir las 300 yardas en un mismo juego. El que más cerca estuvo de conseguirlo fue Calvin Johnson en 2013, al capturar 14 pases para 329 yardas.

8. Baltimore Ravens: menor cantidad de puntos y yardas por tierra concedidas

Los Baltimore Ravens del 2000 se consagraron campeones (Getty).

Los Ravens del 2000 mantienen el récord de menor cantidad de puntos recibidos (165) y menor cantidad de yardas por tierra concedidas (970) en una temporada regular de 16 juegos. Viendo como el cambio de reglas han hecho el trabajo de los defensas sea aún más difícil, es poco probable que algún otro equipo pueda superar esta marca.

La defensa de aquellos Ravens eran una pesadilla para las ofensivas rivales. Dejaron a sus rivales con menos de 11 puntos por partido y sólo permitieron un total de 23 en la postemporada. Como era de esperarse, batieron a los NY Giants en el Super Bowl para ganar su primer título.

7. Vince Lombardi: mayor porcentaje de victorias en postemporada con .900

Lombardi es uno de los mejores entrenadores de la historia (Getty).

Hay una razón por la cual el trofeo del Super Bowl lleva su nombre. Sólo perdió un juego en en sus 10 apariciones en la postemporada y ganó 5 campeonatos con los Green Bay Packers, tres fueron títulos de la NFL y dos de la era del Super Bowl después de que la NFL se fusionara con la AFL.

Pese a que hay grandes entrenadores en los tiempos que corren, la competitividad creciente y el constante movimiento de los jugadores hacen que parezca casi imposible que un de ellos consiga este promedio de victorias en postemporada.

6. Pittsburgh Steelers: seis despejes bloqueados

Fue una temporada desastrosa para los Steelers (Getty).

La temporada 1988 fue desastrosa para los Steelers, que terminaron con un registro de 5-11. Fue un año de transición y muchos de los jugadores del plantel eran jóvenes e inexpertos. Tuvieron dificultades en todas las áreas y se metieron en los libros de récords negativos de la NFL.

Esa temporada, los Steelers permitieron un récord de seis despejes bloqueados. Una campaña para el olvido, sobre todo para Harry Newsome, quien tiene el récord individual de 14 despejes bloqueados.

5. Emmitt Smith: 18,355 yardas en su carrera

Smith es el líder de esta estadística. (Getty)

Es uno de los grandes corredores en la historia de la NFL y también un ícono para los Dallas Cowboys. Ganó 3 trofeos del Super Bowl con el equipo y corrió 1,000 o más yardas en 11 de sus 15 temporadas en la NFL.

Su récord conlleva una enorme dificultad para cualquier jugador de su posición, especialmente por la forma en la que se juega en la actualidad. Los equipos tiran más la pelota y los corredores tienen carreras más cortas que antes debido al incremento de la intesidad física.

4. Jerry Rice: 22,895 yardas de recepción en su carrera

Rice es sin duda el mejor receptor en la historia de NFL (Getty).

El mejor receptor en la historia ganó tres Super Bowls jugando para los San Francisco 49ers y consiguió numerosos récords durante su legendaria carrera. De todas formas, el único que parece imposible de romper es el de las 22,895 yardas de recepción.

Pese a que los equipos arrojan más la pelota en estos tiempos y las reglas han favorecido a los jugadores ofensivos, sigue siendo muy difícil para cualquier receptor igualar sus números. Cabe mencionar que todos los jugadores que pasan por esta posición no tienen una carrera muy larga en la NFL, por lo que hace aún más probable que este récord se mantenga.

3. Don Shula: 347 victorias como entrenador

Fue el entrenador con más victorias en la NFL (Getty).

Sin ninguna duda, es uno de los entrenadores más importantes en la historia de la NFL. Durante su carrera con los Baltimore Colts y los Miami Dolphins, llevó a los equipos a cinco Super Bowls, ganando dos de ellos con los Dolphins. También ganó 14 títulos divisionales y contabilizando sólo dos temporadas ‘negativas’.

El único con posibilidades de alcanzarlo es Bill Belichick, de los New England Patriots, quien recientemente superó las 300 victorias. Con la partida de Tom Brady y el equipo en proceso de reconstrucción, no será nada fácil que supere el récord.

2. San Francisco 49ers: 18 triunfos consecutivos como visitante entre 1988 y 1990

Jerry Rice (izquierda) y Joe Montana durante un juego (Getty).

Ganar un juego de la NFL es difícil, hacerlo de visitante lo es mucho más, pero ganar 18 juegos fuera de casa de manera consecutiva es algo digno de leyendas. Eso es lo que hicieron los San Francisco 49ers entre 1988 y 1990.

Con jugadores de la talla de Joe Montana y Jerry Rice, y el histórico entrenador Bill Walsh a cargo, los 49ers fueron un torbellino imparable en aquellas temporadas. Con tantos talentos dignos del Salón de la Fama, no fue sorpresa que se quedaran con dos títulos de Super Bowls durante esa época.

1. Brett Favre: 297 juegos consecutivos como titular

Favre empezó cada juego como titular desde 1992 a 2010 (Getty).

Con el fútbol americano convertido en un juego físico, este récord es sin dudas el más impresionante. Y también, claro, el más difícil de romper. Brett Favre empezó cada encuentro desde 1992 -su primera temporada en los Green Bay Packers- hasta el 2010, alcanzando un total de 297 juegos.

Pese a sufrir algunas lesiones, Favre siempre se repuso y no se perdió ni un solo partido a lo largo de esos años. Comenzó su récord en los Packers, pasó por los Jets de New York y lo terminó con los Minnesota Vikings, donde se retiró. Aquí hay un motivo más por el cual Favre se convirtió en uno de los mejores mariscales de campo de la historia de la NFL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *